Mi mejor experiencia en México

Para escribir mi exposición tengo que presentarme. Mi nombre es Marius Greb, soy de Alemania y tengo 20 años. En Alemania estaba viviendo en un lugar muy seguro y nunca tuve un gran problema. Mi vida era normal para mí. Cuando fui a Monterrey, México, todas las cosas fueron nuevas para mí. Nunca tuve que vivir solo. Fue la primera vez que yo tenía que hacer cosas como pagar la renta o cocinar. Pero desde que llegué he aprendido mucho. He visto muchos contrastes y problemas sociales que no existen en Alemania. Para mí la mejor experiencia es con la que se aprenda mas, quiero llamarla México porque es un periodo. Mi experiencia me abrió los ojos y me ensenó la vida real.
No conocía a nadie cuando llegué a México. Pero después de unos días, cambio. La gente aquí es muy diferente a la gente en Alemania. Muchas personas me invitaron y encontré amigos muy rápido. La integración es demasiado abierta. Aunque mucha gente aquí no cuenta con tantos recursos, te invitan muy amablemente. No sé porque son demasiado amables comparados con otros, quizás porque la mayoría es católica y creen en amor al prójimo, pero pienso que es de buena fe. Como quiera que sea, aquí me sentí bien y conocí un buen lado de la gente. Pero no puedo generalizar todo porque hay mucha gente que es muy diferente.
La pobreza y la avidez apremian muchos habitantes al crimen. A causa de esto, la gente sufre la inseguridad, otra experiencia que yo he tenido. Muchos departamentos en mi región habían sido robados, por eso necesité cambiar de departamento porque el área donde se encontraba era un tanto peligrosa. Incluso mi vecino había sido amenazado y robado en una calle delante de mi departamento. Cuando se está solo en la calle de noche, automáticamente se siente inseguro. En Alemania no hay de qué preocuparse. Es un gran contraste entre mi país y México. Monterrey es demasiado americanizado, pero cuando vas al sur hay otro México. El contraste es más grande entre pobre y rico.
En mi viaje al sur obtuve una definición nueva que lo llama estar pobre o rico. Fui a Cancún, Playa del Carmen y otros lugares. Cuando se viaja por el país se encuentra a las casas que solamente están construidas de lámina. Las chicas están embarazadas a una corta edad, pidiendo dinero, viviendo en la calle y sufriendo una vida verdaderamente dura. No hay trabajo para muchos hombres así que no pueden ayudar a sus familias. Esto no existe en Alemania, allá tenemos un gran sistema social. La gente aquí no tiene nada y está padeciendo hambre. Cuando llegue a Cancún existen los hoteles y los turistas que tienen dinero para hacer viajes que muestra la otra cara de México. Un buen amigo me explicó la situación en el sur, en la frontera de México con Guatemala y Belice. Los habitantes de ambos países son más pobres que en México, esta es la razón por la cual atrapan a inmigrantes en México. A causa de eso la diferencia entre rico y pobre está creciendo.
Ahora cuando pienso sobre mi vida en Alemania me doy cuenta de que estaba viviendo en un mundo pequeño, seguro y bonito. Cuando se ve la pobreza se aprecia lo que se tiene. Todos los incidentes y todos que se aprende son experiencias y puedo decir que México fue para mí la gran y la mejor experiencia en mi vida. El mundo es como un libro, y si no se viaja ni se tienen experiencias, es como si solamente se puede leer la primera página. Marius Greb 21.11.2008
100_0011-21

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: